MI TOBILLO
El Reemplazo de Tobillo
Encuentre un cirujano
<- volver a 'Productos'

El Reemplazo.

La Articulación del Tobillo:

tobillo_huesosEl tobillo está formado por tres huesos, la tibia y el peroné en la parte inferior de la pierna, y el astrágalo, uno de los huesos grandes en la parte posterior del pie. La articulación del tobillo permite mover el pie hacia arriba y hacia abajo en relación a la parte inferior de la pierna, mientras que las articulaciones interiores del pie permiten sus movimientos laterales.

Como en otras articulaciones del cuerpo humano, las superficies de los huesos que forman la articulación están recubiertas normalmente con cartílago liso, que permite que los huesos se deslicen uno sobre el otro. El tobillo soporta una fuerza de aproximadamente cinco veces el peso del cuerpo al andar normalmente. El cartílago de la articulación del tobillo amortigua los huesos, de forma que el tobillo funciona suavemente y sin dolor.

La artritis puede afectar al cartílago hasta el punto de que la cantidad restante no es suficiente para permitir un deslizamiento suave de los huesos y se produce contacto entre éstos, lo que puede ser muy doloroso.

Hasta hace relativamente poco tiempo, había pocas opciones para el tratamiento de pacientes con artritis del tobillo. La única opción quirúrgica demostrada era la artrodesis (fusión) del tobillo, técnica con la que los huesos del tobillo son fusionados. Esta operación alivia el dolor en un tobillo artrítico, pero deja la articulación totalmente inmovible. Es una cirugía que consiste en quitar el cartílago dañado de los huesos del tobillo, y fijarlos con tornillos. El tobillo es cubierto con un yeso durante un período de hasta doce semanas para permitir que los huesos fusionen entre sí. Aunque el tobillo no puede moverse, las demás articulaciones del pie no son afectadas. La artrodesis del tobillo permite a los pacientes caminar sin cojear y sin dolor, y hacer actividades físicas de alto impacto, por consiguiente es una intervención apropiada para los pacientes jóvenes y activos.

tobillo_3dEl diseño de las primeras prótesis de tobillo no dió buenos resultados, pero en los últimos diez años un grupo de cirujanos especializados han empezado a ofrecer el reemplazo de tobillo como una opción de tratamiento a pacientes seleccionados, usando una nueva generación de prótesis de tobillo. Aunque esta intervención nunca será tan popular como los reemplazos de cadera o los reemplazos de rodilla, existe una evidencia creciente de que las nuevas prótesis de tobillo están dando mucho mejores resultados que sus antecesoras.

Al igual que en los reemplazos de cadera o rodilla convencionales, el reemplazo de tobillo consiste en substituir las superficies dañadas de los huesos con dos componentes metálicos, uno en el extremo distal de la tibia y otro en la parte superior del astrágalo. Entre los dos componentes metálicos se coloca un inserto de polietileno que, de hecho, reemplaza al cartílago y permite que los huesos puedan deslizarse suavemente entre sí.

No todos los pacientes con artritis de tobillo son aptos para un reemplazo de tobillo. Como en los reemplazos convencionales de cadera o de rodilla, el inserto de polietileno de la prótesis de tobillo se desgastará gradualmente con el transcurso de los años y, en la mayoría de los casos el fallo de este inserto será la causa de que la prótesis tenga que ser extraída o “revisada”, normalmente con una artrodesis de tobillo. Es probable que el inserto se desgaste más rapidamente en los pacientes jóvenes y activos que en los pacientes de edad con un menor nivel de actividad.

tobillo_xrayEn los pacientes con un tobillo muy rígido o deformado, frecuentemente el reemplazo puede no ser la mejor opción, y la artrodesis o fusión puede ser un tratamiento más apropiado y dar mejores resultados a largo plazo.

Uno de los pioneros del reemplazo de tobillo en el Reino Unido, el Dr. Peter Wood, FRSC, del Hospital de Wrightington en Wigan, Inglaterra, ha publicado los resultados de una serie de 200 reemplazos de tobillo en pacientes con artritis reumatoidea. Estos estudios usan la “supervivencia” como el parámetro para las prótesis de reemplazo, es decir, el número o cantidad de pacientes que no han requerido ninguna intervención desde que les hicieron el reemplazo de tobillo. Este estudio ha demostrado una supervivencia de 92% a cinco años y de 87% a ocho años.

© Copyright 2013 Trauma Ortopedics S.C.C. All Rights Reserved.